ESTIMULACIÓN PRENATAL



La estimulación prenatal es el proceso que promueve el aprendizaje en los bebés aun en el utero, optimizando su desarrollo mental y sensorial.
imagen4.jpg
imagen4.jpg


Estudios como los llevados a cabo por la Dra. Beatriz Manrique han sugerido que es posible promover el desarrollo del cerebro del niño aun antes de nacer. Importantes investigaciones han demostrado que los estímulos como los golpecitos en el vientre, sonidos suaves y melodiosos, el sonido de la voz humana -especialmente el de la madre- así como las vibraciones y la luz son placenteros para el bebé.
Sin embargo, el bebé puede aprender a relacionar estos estímulos a sus significados sólo si son presentados en una manera organizada; de otra forma probablemente los olvide o los ignore. Tiene que enseñarle al bebé quer estos estímulos tienen un significado relacionado al presentarlos en un contexto coherente y repetitivo. Es sabido que cuando las experiencias ocurren en un patrón determinado y consistente, pueden ser mejor organizadas en el cerebro del bebé y ser usadas, luego, en circunstancias similares mediante asociación.
El cerebro humano está formado por células (neuronas). Estas células formas redes y conexiones. Cada vez que el cerebro es estimulado -de una manera adecuada- nuevas conexiones neuronales se forman. Mientras mayor sea el número de conexiones, mayor será el número de neuronas interconectadas y esto es lo que determina la inteligencia y los parámetros sociales y emocionales.
Los bebés estimulados antes de nacer, tienden a exhibir un mayor desarrollo visual, auditivo y motor. Tienen también mayor capacidad de aprendizaje y superiores coeficientes de inteligencia.
652356_1.jpg
652356_1.jpg

La manera como los padres interactúan con los bebés antes de nacer tiene un impacto en el desarrollo posterior del niño. Una persona puede confiar en sí misma porque se sabe amada desde el momento en que fue concebida. Optimismo, confianza y cordialidad son consecuencias naturales de este sentimiento y puede ser transmitido fácilmente cuando el útero se convierte en un cálido y enriquecedor ambiente.
Comunicarse con su hijo, le proporcionará a su bebé el ambiente estable y amoroso que todo niño necesita para aprender y crecer.
vga_Relajación.jpg
vga_Relajación.jpg





ESTIMULANDO A MI BEBÉ

El oído es el primer sentido en desarrollarse cuando llegamos al 4to mes, por esto es el primero que utilizaremos para establecer el contacto del bebé con el mundo exterior. La mamá debe tomar conciencia de la presencia de su hijo en su vientre como una persona a la que le puede contar todo lo que realiza, hablándole y narrándole todas tus actividades. Cuando tengas definido su nombre utilízalo frecuentemente.En esta etapa, el padre se debe preocupar por realizar las mismas actividades que la madre para estimular al bebé y fortalecer el lazo afectivo con él. Una buena forma de estimular al bebé es cantar canciones de cuna y leer cuentos, así, se acostumbrará al timbre de voz y se calmará con mayor facilidad en aquellos momentos de llanto inexplicable. Las mejores melodías son aquellas delicadas como las de naturaleza y clásica –Mozart- porque son suaves y relajantes. Pero si este tipo de música no resulta agradable a la mamá, puede elegir la que resulte de su gusto, pero con volumen moderado. Además, una buena opción para estimular el sentido auditivo es jugar con el bebé produciendo ruidos suaves con sonajeros u otros juguetes cerca del vientre.
Acarícialo
Aunque no lo creas, al tocar la panza tu bebé percibe que lo estás acariciando y le transmites una sensación agradable además de sentirse querido.
Estimula su visión
Descúbrete la panza y colócate al sol o cerca de una fuente de luz o una linterna durante 30 segundos y luego tápala. Repite esta acción varia veces para dar la sensación de luz-oscuridad.
Relájate e imagina
Escoge una postura cómoda, de preferencia con la panza descubierta, a una temperatura agradable, con luz y música suave, en un ambiente distendido. Puedes estirarte sobre la cama, un sillón o cualquier lugar donde te sientas bien. Una vez que se está confortable, cierra los ojos, acaricia a tu bebé en forma circular. Si el bebé está inquieto, se continúa con los masajes hasta que se tranquilice. Cuando estás relajada, háblale y cuéntale lo que sientes por su llegada, de los temores, ansiedades y, sobre todo, de cuanto lo amas.

Es importante que desde que una mujer se entera que está embarazada tenga pensamientos y sentimientos positivos sobre ese bebé que está en camino. Los bebés perciben todos los sentimientos y pensamientos de su madre, por eso durante el periodo de gestación se pide a la madre que no tenga mucho estrés, tensiones o preocupaciones, Es cierto que en muchas ocasiones los nervios y temores de un embarazo atacan a una mujer, pero es importante que a tiempo se den cuenta y empiecen amar a ese pequeño ser que crece en su interior. Todo esto influirá en el desarrollo y ánimo de su bebé. Un niño deseado es un niño feliz!


Narcisa Orellana 5 “A”

external image BAwbixwCAAAmiHj.jpg